Juguetes seguros

Cuando elegimos un juguete, generalmente nos fijamos es que sea algo que le pueda gustar al niño a quien va dirigido, que se adecúe a su edad o que corresponda con el tipo o categoría de juguete que estás buscando.

Pero muchas veces nos olvidamos de la seguridad de estos juguetes. Muchos juguetes pueden tener todo lo que buscamos, pero ¿son seguros?

Aquí algunos consejos para elegir los juguetes seguros para los niños:

  • Asegúrate de que lleva la etiqueta CE (Centro Europeo del Consumidor)
  • No te fíes de las super-ofertas.
  • Comprueba que son higiénicos y que no pueden provocar ningún tipo de accidente como (asfixias, quemaduras, lesiones, intoxicación…).
  • Presta atención a los materiales para manualidades (ceras, rotuladores, cartulinas…) y comprueba que no sean tóxicos.
  • Revisa la garantía.
  • No te fíes de la publicidad, observa el juguete en vivo.
  • Todos los juguetes deben tener información sobre su uso y precauciones.
  • También deben tener información completa del fabricante.

Obesidad infantil

Obesidad InfantilEs cierto que cuando vemos a los niños jugando en el patio del colegio o en el parque pensamos “qué vitalidad” y esto puede hacernos pensar que son niños sanos. En muchos casos esto así, pero en otros muchos (más de los que nos gustaría) nuestros niños no están lo sanos que deberían.

Esto podemos verlo con las estadísticas de obesidad infantil de nuestro país que, en los últimos años, ha crecido hasta llegar a valores cercanos al 15%. Este dato resulta alarmante ya que nos sitúa en el tercer país del mundo en obesidad infantil, por detrás tan sólo de EEUU y Reino Unido.

El problema de la obesidad infantil viene determinado, en la mayoría de los casos, por el cambio en los hábitos de nuestros pequeños. Las causas más comunes son:

  • Una mala alimentación con una dieta en la que se excede el consumo de grasas saturadas y en la que faltan alimentos saludables como frutas y verduras. Cada vez más, hemos cambiado la comida casera por snacks, aperitivos fritos y platos precocinados.
  • Una vida sedentaria en la que las horas que antes se pasaban corriendo y haciendo deporte, ahora se emplean en ver la televisión, navegar por Internet o jugar con videoconsolas.
  • El entorno familiar y los horarios de los padres y tutores  hacen que el ritmo de vida de los niños esté cada vez más adaptado al de los adultos, y esto puede provocar trastornos alimentarios en ellos.

Existen algunos programas para concienciar a pequeños y mayores del problema que está creciendo entre nosotros, entre ellos podemos  ver casos tan reconocidos como El Estirón, programa de Antena 3 que ha decidido echar una mano a quienes buscamos la conciencia de una vida más sana.