Cine en casa

Palomitas de maizEn muchas ocasiones nos obsesionamos con llevar a los niños a algún sitio, en gastar dinero y en que hagan cosas que creemos que les hacen felices. Pero casi siempre, las cosas más sencillas son las que más ilusión pueden hacerles.

Algo tan habitual como ir al cine, puede convertirse en una actividad rutinaria y, sobretodo, cara.

Calculemos:

Entradas adultos: 7€ x 2 = 14€
Entradas niños: 7€ x 2 = 14€
Palomitas + bebidas: 5€  x 4 = 20€
Total: 48€ gastados en no más de dos horas.

¿Y el resto de la tarde? Al final siempre cae algún capricho más, la cena, la merienda, los bolos… Y nos hemos gastado 80€ sin pensarlo.

Por eso os proponemos hacer lo mismo, pero algo diferente: Cine en casa

  1. Alquilad una película familiar, que además podéis elegir con mucha más variedad que en el cine.
  2. Preparad unas palomitas en el microondas y unos refrescos en vaso grande.
  3. Cojines al suelo.
  4. Persianas bajadas.
  5. Luces off.
  6. Volumen un poco más alto de lo normal.

Y… Ya tenemos nuestro cine en casa. Además, podéis invitar a algún amigo para hacerlo más social y que los niños (y los mayores) lo disfruten más aún.

¿Qué otros planes conocéis para adaptarlos al hogar?

Obesidad infantil

Obesidad InfantilEs cierto que cuando vemos a los niños jugando en el patio del colegio o en el parque pensamos “qué vitalidad” y esto puede hacernos pensar que son niños sanos. En muchos casos esto así, pero en otros muchos (más de los que nos gustaría) nuestros niños no están lo sanos que deberían.

Esto podemos verlo con las estadísticas de obesidad infantil de nuestro país que, en los últimos años, ha crecido hasta llegar a valores cercanos al 15%. Este dato resulta alarmante ya que nos sitúa en el tercer país del mundo en obesidad infantil, por detrás tan sólo de EEUU y Reino Unido.

El problema de la obesidad infantil viene determinado, en la mayoría de los casos, por el cambio en los hábitos de nuestros pequeños. Las causas más comunes son:

  • Una mala alimentación con una dieta en la que se excede el consumo de grasas saturadas y en la que faltan alimentos saludables como frutas y verduras. Cada vez más, hemos cambiado la comida casera por snacks, aperitivos fritos y platos precocinados.
  • Una vida sedentaria en la que las horas que antes se pasaban corriendo y haciendo deporte, ahora se emplean en ver la televisión, navegar por Internet o jugar con videoconsolas.
  • El entorno familiar y los horarios de los padres y tutores  hacen que el ritmo de vida de los niños esté cada vez más adaptado al de los adultos, y esto puede provocar trastornos alimentarios en ellos.

Existen algunos programas para concienciar a pequeños y mayores del problema que está creciendo entre nosotros, entre ellos podemos  ver casos tan reconocidos como El Estirón, programa de Antena 3 que ha decidido echar una mano a quienes buscamos la conciencia de una vida más sana.